2018-22-05 1.jpg

Dirigido a personas que se encuentran en una crisis vital y quieren dejar de sufrir y recuperar el control de su vida.

En las crisis vitales en las que hay bloqueos, dudas o sufrimiento se hace necesario poder ver con claridad para poder avanzar sin tanta tensión. Situaciones como una separación, un conflicto familiar o laboral, un problema de salud, etc. requieren de acompañamiento para poder transitar la crisis restableciendo el equilibrio físico, mental, emocional y espiritual.

Yo entiendo el Coaching como un conjunto de técnicas y estrategias que impulsan a la acción para poder cambiar lo que no funciona, lograr objetivos y mantenerse en un estado de bienestar que permita disfrutar de todo lo bueno que la vida nos ofrece.

Mindfulness es una metodología que ayuda a prestar atención de forma deliberada al momento presente sin dejarse atrapar por los pensamientos, opiniones o prejuicios. Para mí, es además una forma de ser y estar, un constante aprender y desaprender que ofrece la oportunidad de conocerse y conocer el mundo que nos rodea.

En mi experiencia, la combinación de ambas metodologías ayuda a tomar el control y a desarrollar el propio potencial.

Coaching y Mindfulness para particulares

Metodología
En la primera sesión se plantea cuál es la situación. 
Las cuatro primeras visitas tienen una frecuencia semanal, y a medida que se avanza en el procesos, la frecuencia pasa a ser quincenal o mensual.

Objetivos
Reforzar la autoestima.
Tener una visión más optimista de la vida.
Aprender a resolver los problemas de una forma independiente.
Reconocer, aceptar y  regular las emociones.
Descubrir las capacidades personales.
Superar bloqueos.
Encontar sentido al trabajo, a las relaciones y a la vida.
Recuperar la alegría de vivir.